Tipo de servicio
Tipo de establecimiento
Localidad
Día entrada Día salida
 
Personas
 
Llegada de las grullas
Corocho de Rocigalgo
Parque Nacional de Cabañeros
Sobre la asociación
Enlaces de interés
Parque
Sus Pueblos
Rutas del parque
 
     
 
 
Planea tus vacaciones
 
 
 
     
Síguenos en redes sociales
 
 
ALOJAMIENTO     RESTAURACIÓN     OCIO Y AVENTURA
 
 
 
 
La llegada de miles de grullas comunes a los parques nacionales de Cabañeros y Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, se convierte en un señalado espectáculo ornitológico que concita el interés de curiosos y amantes de la naturaleza. La observación de las aves se ha convertido en los últimos años en una demanda turística emergente y Castilla-La Mancha en un lugar ideal para ello, debido a la gran variedad de aves que habita en el territorio de forma permanente, más las que llegan en épocas de cría e invernada. Con la llegada del invierno los humedales manchegos se convierten en el lugar de estancia de las grullas, que, procedentes del norte de Europa, eligen este territorio como área de invernada.
 
Cabañeros ha comenzado a recibir a miles de ejemplares de este ave, que, después de un largo viaje de más de 2.500 kilómetros, han llegado para pasar el invierno lejos de las bajas temperaturas, buscando temperaturas más cálidas y el alimento que les proporciona este territorio.
 
Estos se producen al atardecer, cuando se dirigen de los comederos a los dormideros; y también a primera hora de la mañana, cuando se mueven de los lugares donde pasan la noche hasta las áreas donde encuentran su alimento. En concreto, la grulla busca los encinares, los barbechos y los campos de maizales, donde abundan las bellotas, los bulbos, las semillas, los brotes, los invertebrados, o los restos del maíz que ha sido cosechado.
 
Galería de imágenes
 
 
 
 
 
Las grullas pasan la mayor parte del día en los comederos, donde llegan al amanecer, mientras que en el crepúsculo, cuando los últimos rayos de sol caen, acuden a los dormideros que se encuentran en las zonas humedales. La observación de grullas en el parque nacional y en su entorno es relativamente sencilla; no obstante, es recomendable el uso de prismáticos para tener la seguridad de observar de cerca a los ejemplares.Las grullas son un ave fácil de observar e identificar por su plumaje gris ceniza y su gran envergadura, que llega a superar el metro de altura.